Con el culo al aire

Víctor Palmero: “La buena gente siempre es un ejemplo a seguir”


En una nueva era de actores, Víctor Palmero se ha hecho un hueco en nuestras pequeñas pantallas demostrándonos cada semana su pasión por el mundo de la interpretación teatral. Podríamos decir, sin lugar a dudas, que es la clara muestra de la constancia y del trabajo duro; De creer en uno mismo y luchar por los sueños. Su sueño apenas acaba de  emepezar pero, ¿cómo ha llegado hasta ahí? ¿qué piensa personalmente Víctor?

Hoy le tenemos con nosotros dedicando a Periodistas en Potencia unos pequeños minutos dentro de su complicada agenda.

¿Qué te hizo decidir que querías dedicarte al mundo de la interpretación?

Desde muy, muy pequeño me gustaba mucho el teatro y disfrazarme en carnavales,  ir al cine… De niño tenía mucha imaginación, me gustaba inventarme historias. Con todas estas cosas, poco a poco me fui dando cuenta que me gustaba mucho ejercer la profesión y, a los catorce años, más o menos, me apunté en una Escuela Municipal de Teatro que había en mi pueblo. Estuve cuatro años y puedo decir que fue donde descubrí un poco que quería dedicarme a esto. Poco a poco empecé a moverme en cositas y… ¡aquí estoy! (risas).

¿Cómo fueron tus inicios? ¿Te costó mucho hacerte un hueco en este mundillo?

Ha sido un poco como muy escalonado, muy casual. Yo de pequeño me presenté a un programa de la Televisión Valenciana, llamado Casting Nou, donde buscaban actores para una serie de televisión. Llegué como a una de las últimas fases, no llegué a ganar el concurso, pero a partir de esto me salió un pequeño papel en una tvmovie de la Televisión Valenciana. Posteriormente, la productora de la película me llamó para otro casting de una serie y a raíz de ahí me enteré de cómo conseguir un representante… Digamos que desde entonces todo es más fácil en esta profesión. También he de decir que he tenido mucha suerte viendo cómo está el sector y, bueno, el mundo en general (risas).

Llegaste a Madrid e hiciste tu aparición estelar en la famosísima serie de A3 Física o Química. ¿Cómo fue la experiencia de hacer de Toño? ¿Qué aportó FoQ a tu carrera personal y profesional?

Para mí Física o Química fue un antes y un después porque era la primera cosa importante que hacía en la televisión a nivel nacional y, además, Toño era un regalazo de papel. La verdad es que intenté aprovechar al máximo la oportunidad, lo disfruté muchísimo, sufrí muchísimo también y sí, a partir de Física o Química las cosas han empezado a ir bastante mejor.

¿Qué tiene que hacer un actor para acabar trabajando en televisión? ¿Cómo funciona el proceso de selección para participar en series como FoQ o CECAA?

Normalmente hay castings abiertos que se publican en páginas web. No obstante, yo actualmente estoy trabajando con mi representante, Mayte Ortega, y ella es la que, cuando va a empezar una serie, habla con la productora y le manda el perfil que están buscando. Entonces proponen a su actor como personaje de la serie y empieza entonces un proceso de castings.

¿Cómo fue cuándo te llamaron para hacer de Dani en Con El Culo Al Aire? ¿Qué sentiste?

Recuerdo que vine a hacer el casing a Madrid. Yo aún estaba viviendo en Valencia y acababa de rodar Senyor Retor. Justo cuando me llamaron para hacer la prueba me encontraba en Ibiza, tuve que ir al día siguiente que ir a coger un avión. Luego el coche que me llevaba se le rompió la rueda… Total, que no pude llegar a tiempo y tuvo que pasar un tiempo hasta que me la pudieron hacer.

Una noche estaba en mi casa de Valencia y tenía como una libreta con unas notas de cosas que tenía que hacer al día siguiente y apunté en grande arriba: “Me han cogido”. Tenía un presentimiento, o algo. Al día siguiente me llamaba mi representante para decirme que estaba “Con el culo al aire“.

¿Cómo es una jornada de rodaje en CECAA? ¿Alguna anécdota?

Pues las jornadas de rodaje son por lo general muy divertidas. La verdad es que siempre se dice eso de que hay muy buen rollo con los compañeros pero lo cierto es que es así. Tengo muchísima suerte de formar parte de un elenco tan grande como el que tiene la serie. Se respira siempre muy buen rollo: estamos siempre cantando,  haciendo bromas…

Sí que es verdad que hay días que son como más duros porque igual te levantas muy pronto, te acuestas muy tarde, los exteriores son más complicados… Pero por lo general es todo muy, muy divertido.

Y en cuanto a la anecdota, ayer mismo estabamos rodando una situación de exaltación, nos abrazamos todos y “mi madre” va con una botella de alcohol en la mano y, de repente,  yo tenía que abrazarla a ella pero me equivoqué y abrazé a mi “hermana”… Total, que al final “mi madre” me acabó golpeando con la botella en la cabeza y tuve que contener el dolor para que no se notara (me enseña el chichón).

¿Qué nos espera en esta temporada?

(Risas)… ¡ya sabes que no puedo adelantar acontecimientos!

Como nueva generación/revelación de actores, para muchos jóvenes podrías ser todo un ejemplo a seguir pero, ¿en quién se inspira Víctor? ¿A quién admiras?

Principalmente admiro a mi madre. La buena gente es un ejemplo a seguir. Luego, si tengo que hablar de algún actor, mi equipo es increíble. A nivel internacional, me encanta Ewan Mcgregor.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde tu aparición en televisión?

Realmente no he vivido ningún fenómeno fan muy grande como otros actoers. Como yo he ido de forma muy escalonada no me ha dado tiempo. El único cambio fuerte lo viví, lo empecé a notar con lo de Física o Química.

Te hace muchísima ilusión pero a la vez te da mucha vergüenza, y más aún si vas sólo.

Actualmente, ¿cómo es un día a día en la vida de Víctor Palmero?

Realmente, como la de cualquier otra persona que trabaje en cualquier otro sitio, pero trabajando en una serie de televisión (risas).

TEST: CONOCIENDO A VÍCTOR PALMERO

Un artista al que admires.

Ewan McGreggor

Una canción que te emocione.

So This Is Goodbye, William Fitzsimmons

Una película para ver una y otra vez.

Big Fish

Último libro que has leído.

El Mundo Amarillo, Albert Espinosa

Comida favorita.

Pasta a la Carbonara

Algo que realmente detestas.

Los políticos (“no me los creo”)

Un lugar para evadirse de la realidad.

Mi casa

Un amuleto de la suerte.

Una Cruz de Caravaca que compré en El Rastro

Un sueño por cumplir.

Trabajar en cine y en teatro

Fuente