Con el culo al aire

María León: “Sandra es uno de los personajes más difíciles que he hecho”


A sus 28 años la actriz María León puede estar orgullosa de su palmarés. En las estanterías de su casa se encuentran los premios a pares, entre ellos, una concha de Oro y un Goya como mejor actriz revelación. Aunque para revelación la suya al descubrir que quería seguir los pasos de su hermano y que podía hacerlo además con nota.

Su eterna sonrisa y su energía han hecho que se gane el favor del público, pero también de la prensa, que ríe a carcajadas con cada una de sus ocurrencias. La espontaneidad y la alegría son sus señas de identidad. Quizá por eso, Tampax Pearl la ha elegido junto a otra andaluza con gancho, Laura Sánchez, para dar la bienvenida a la primavera.

Están a punto de estrenar la segunda temporada de ‘Con el culo al aire’, ¿cómo están los ánimos en el equipo?
Estamos muy contentos. Deseando ya que se vea, porque han entrado personajes nuevos que son maravillosos. Por ejemplo, mi padre, que es un garrulo que va a dar una guerra que no te puedes hacer una idea. Se va a instalar allí en el camping con las niñas conmigo y con todo.

¿En qué punto de grabación están?
Hemos grabado ya toda la segunda temporada. Empezamos dentro de poco la tercera y, en las fechas en las que estamos, eso no pasa. Me siento muy afortunada y toco madera pero estoy segura de que va gustar mucho.

Será difícil superar las cifras de audiencia de la primera, que tuvo una gran acogida.
Pues espero que en la segunda sean mucho más, porque los personajes que han entrado y las tramas son mucho más divertidas. Siempre una primera temporada se prueba, pero en la segunda, todos los fallos que se han tenido se rectifican, osea que yo creo (o espero) que la segunda sea un éxito, porque es una serie divertida, hay unos actores maravillosos, son unos personajes estupendos y porque nos lo pasamos estupendamente grabándola.

Una de las cosas que más llaman la atención de su interpretación en la serie es la desaparición de su acento andaluz.
En la serie me permiten ser andaluza, pero yo intento quitarlo. Aunque mi ‘madre’, que va a aparecer en la segunda temporada, es andaluza, yo intento quitármelo por darle otro color diferente al personaje y por no ser María León.

¿Fue difícil enfrentarse al personaje?
Sí, fue muy difícil. Ha sido uno de los personajes más complicados, porque no tiene nada que ver conmigo. Es una doctora, es muy tranquila, es una chica que no hace un dos, si no que pasa por dos unos. Yo creo que yo me hago cuatro de dos en dos.

A pesar del éxito sigue manteniendo su vida privada al margen…No sabemos casi nada de usted fuera de las cámaras
Supongo que como ven que no tengo nada que ocultar y tampoco interesa más. Si yo tuviera algo que ocultar, o quisiera hacerlo, yo creo que interesaría más lo oculto. Pero la verdad es que yo lo muestro y lo enseño porque me siento bien siendo como soy. Me han pedido hoy que les cuente un truco de belleza y he dicho que quererse. Cuando quieres ser algo que no eres, te pasas la vida pretendiendo y no disfrutas. Uno se tiene que aceptar como es, ir aprendiendo, ir cogiendo poquito a poco lo que le gusta, pero la base de uno, es la que es y hay que aceptarlo. Una vez que tú lo aceptas, pues para adelante, no pasa nada.

¿Y qué es lo que más le gusta de si misma?
Que me río mucho. Que me gusta mucho reírme, incluso de mí misma. Cuando me río mucho de mí misma me encuentro mejor y me salen mejor las cosas. Porque no estoy peripuesta, no quiero ser algo que no soy, si no al contrario, me gusta mucho reírme de mi misma, me hace la vida más fácil.

Tal y como usted misma confesó, cuando fue a recoger la concha en San Sebastián lo hizo sin ropa interior… ¿Si la vuelven a nominar a un Goya, lo volverá a hacer?
Quién sabe! Depende de la nominación, de la película y del traje. Eso fue realmente en la concha, porque sentí que me iba, que volaba, que me separaba del suelo, entonces lo hice como una toma de contacto, para conectarme con la tierra. No lo he vuelto a hacer, pero si me volviera a sentir igual lo volvería a hacer y no me lo pensaría dos veces.

¿Cómo fue ir a los Goya en familia?
Una pasada. Porque era como un evento familiar. Fue muy bonito y lo pasamos muy bien. Era muy extraño sinceramente, porque lo era, pero hicimos equipo y era como ir en equipo a la gala del cine español, que quieras que no, también es nuestra familia el cine. Entonces fue como unir a los abuelos con los primos lejanos. Como una boda, un bautizo…

Se comenta que su hermano va a volver a dirigir ¿habrá segunda parte de Carmina o revienta?
Sí, empezamos en octubre a preparar la segunda parte. La primera tuvo éxito, fue un experimento, no esperamos que gustara tanto, que tuviese ese recibimiento, pero estoy segura de que la segunda, va a ser un pelotazo de verdad, porque vamos mucho más directos a lo que queremos, y Paco ha escrito un guión maravilloso. Estoy loca ya por poder hablar de verdad de Carmina II para que la gente esté ahí pendiente porque sé seguro que va a reventar.

Antes de entrar a la gala de los Goya su hermano soltó una frase curiosa e impactante, dijo que ustedes eran las tres C: Él la cabeza, usted el corazón…
Sí. Y mi madre el coño (risas). Y a mí me gustó mucho y me halagó, y yo creo que realmente es así. Él es el coco de todo esto, a quien escuchamos y de quien nos fiamos, a quien le pedimos todas las referencias y consejos del mundo; mi madre es la fuerza, lo sincero, la autenticidad absoluta y si que es verdad que yo me muevo mucho por el corazón, el instinto, porque es mi pasión. Porque a mí esta profesión me llena de vida. Yo estoy enamorada de esta profesión y no quiero dejar nunca de estar enamorada porque a mí me hace muy feliz.

Con tanto amor por el trabajo… ¿queda espacio para otras pasiones más mundanas?
La verdad es que me enamoro constantemente de todo, pero como mi profesión, no. De momento no. Ojalá llegue algo en algún momento que a mi me pueda mover igual que mi profesión, que es muy difícil.

¿Se ha planteado dirigir como ha hecho su hermano?
No. Sinceramente, no. Me parece muy difícil, sobretodo porque yo a paco lo admiro mucho y para mí es un genio, alguien a quien yo tengo idolatrado, a quien sigo, de quien yo me guío. No creo que pueda seguir sus pasos. Interpretar sí, a mí que me pidan interpretar lo que quieran.

Desde fuera todo parece idílico entre su hermano y usted. ¿Discuten alguna vez?
No peleamos nunca, la verdad. Alguna vez que que me pueda reñir y que me pueda decir algo como hermano mayor, pero no es una pelea. Lo único que hace es aconsejarme. Él confía mucho en mí y eso me da mucha fuerza. Osea que peleas no hay. No recuerdo nunca ninguna. Quizá una vez de pequeña, que me metí en su cuarto y le destrocé una cosa del trabajo. Lo único que hizo fue meterme un cate y no se me olvida, porque fue el único que dio en su vida, que me podía haber partido la cara, pero solo me dio uno. Yo tendría cuatro años.

¿Y cuando se trata de temas de pareja? ¿Es también un hermano protector?
No. Me da su consejo. Somos muy amigos en ese aspecto, yo le puedo contar todo, él se ríe, lo disfruta conmigo, lo escucha y luego me da su opinión. Pero no. Tengo la suerte de que, a parte de ser mi hermano mayor es mi mejor amigo. Yo le cuento todo.

¿Viven en la misma casa?
Vivimos a una calle uno del otro. Mi madre está en Sevilla, pero la tenemos siempre. Ella vive Madrid a través de nosotros.

¿Cómo hace uno para quitarse la etiqueta de hermana de…?
Supongo que con los trabajos que he tenido la suerte de que me hayan llegado. Es normal que digan lo de ‘hermana de…’ porque soy la hermana, pero con el recorrido y el trabajo de mucho tiempo, al habernos visto trabajar separados, la gente ha visto que realmente soy actriz y estoy trabajando en ello. Ha sido la suerte de poder trabajar independientemente de Paco, y la suerte de que me hayan dado la oportunidad demostrarlo. Suerte y trabajo, sobretodo eso, trabajo, porque por mucha suerte que tengas si no hay trabajo…no hay nada.

¿Qué proyectos tiene ahora en ciernes?
En agosto tengo una película con Belén Macías, en octubre ‘Carmina o Revienta’, y la tercera temporada de ‘Con el culo al aire’, así que hasta el año que viene…

Vamos, que de vacaciones nada…
Nada. Y que no vengan, que no me importa que este año no tenga días libres.

Ahora que ya ha ganado un Goya, ¿se plantea cruzar el charco?
Yo creo que me quedan muchas cosas por hacer en España. Todavía tengo que aprender mucho en España y cuando yo ya me pegue mis recorridos y yo ya haya aprendido, entonces igual me planteo sacar la cabecita fuera. Creo que todavía estoy en plena formación, así que a trabajar duro.

¿Tiene algún referente a la hora de actuar?
Carmen Machi me parece un animal actuando. Es de las actrices que yo veo y que no sé de donde cogerla porque la veo que es de los actores de tripa, gente que me enamora. Hay muchos referentes y mucha gente que me vuelve loca. Como actor, por supuesto, Paco. Pero hace poco fui a ver a Asier Etxandía y puse en Twitter, a esta bestia no la domina nadie. Es un señor, con ese cuerpo, con esa forma de cantar… Inma Cuesta, Blanca Portillo… hay mucha gente que me vuelve loca, por suerte.

¿Se ha planteado usted cantar?
Me gusta mucho. De hecho, en ‘Carmina o Revienta’ canté un poquito, pero fue una cosa muy íntima, porque me gusta el flamenco y no es una cosa a la que me dedique profesionalmente, pero quién sabe, si me ofrecieran un musical y me lo preparo… ¿por qué no?

Fuente