Con el culo al aire

Diario de un camping 2×04: La hermana de mi mejor Angelito


Esta semana os traemos la crónica del cuarto capítulo de la segunda temporada “Con el culo al aire”, emitido el pasado miércoles. La crónica viene a cargo de Andrea (del blog Epic Us) que como siempre nos ofrece su particular visión de lo que acontece en nuestro querido camping.

Vamos con la crónica del correspondiente episodio de Con el culo al aire que volvió a ser divertidísimo y encima Chema tuvo algo más de protagonismo, lo que yo disfruté mucho. Así que, nada, no me enrollo más y, como siempre, voy por tramas.

Empiezo con la trama que empezó en el episodio anterior y es que Chema está de baja, por lo que Eli se queda al mando para desesperación de Chema que cree que su hermana tiene demasiado buen corazón para llevar el camping. Encima, es día de cobro, pero el camping se le rebela: Tino huye, Los marqueses se hacen los longuis, Lola le pide un aumento porque su cuerpo serrano vale lo suyo… Chema intenta poner orden, pero le da otro chungo y va Sonso y suelta: ¡toma! Ahí, doblando el codo y todo, xD.

El “¡toma!” de Sonsoles, que es muy grande.

¿He dicho ya cuánto me gusta esta mujer?

A todo esto, El opositor cachas está estudiando mientras caga (para que luego digan que los hombres no hacen dos cosas a la vez), cuando llega primero Dulce y luego Candela… Y justo en ese momento se cae el techo, así que el pobre tiene que salir sin subirse ni pantalones ni nada, para satisfacción de Dulce, xD.

Chema, atendido por Sandra, demuestra tener un sentido arácnido y nota la perturbación de la fuerza, digo, del baño. En esas, llegan los tres, Roberto para informar y las otras dos para soltar toda una hilera de chascarrillos buenísimos, sobre todo cuando El opositor cachas decía cosas como “vete a cagar”. Dios, xDD. Sonso, hábil como ella sola, ve la ocasión y le ofrece a Eli el hacer la obra: supuestamente contratarán a una cuadrilla, pero lo harán ellos y se quedarán la pasta para la inseminación.

Y, por si Eli no tenía suficiente, Javi está ayudando a Dani a conseguir pasta, así que ha creado una web donde informan de que Lola va a morir y necesitan dinero para el entierro. Javi añade una foto de Dani porque, al parecer, sólo vale para dar pena. Están en ello, cuando llega El opositor cachas y, al enterarse de lo de Lola, les da dinero. Pero lo mejor, lo mejor, es cuando El opositor cachas consolando a Dani (que está llorando tó falsamente, xD) dice que en la cultura occidental no preparan para la muerte y Javi, entonces, suelta: ah, y en la oriental qué van, ¿cantando a los funerales? ¡Sarandonga, me voy p’al más allá! xDDD, ay, Dios, qué risa, qué golpe más genial.

Javi con su súper canción.

Lo peor es que la voy cantando por ahí, xD.

Por eso, El opositor cachas sustituye a Lola en el súper cuando ella se lo pide, aunque cuando Dulce lo ve, cree que le ha timado, pero él le dice que no, que lo ha hecho porque se lo ha pedido. Dulce intenta ligárselo con la excusa, pero Roberto le deja muy claro que sólo lo ha hecho por Lola y Dulce se escandaliza al creer que le van las viejas borrachas (palabras textuales, xD). De ahí que tenga que contarle la verdad, con tal mala pata que Lola oye que se va a morir y se nos queda tan traumatizada que le deja a Eli una botella de ron llena para que ella se la acabe.

Dulce, entonces, va a ver a Dani y le pega un señor abrazo para el flipamiento de éste, que ha aprendido mucho de Javi y, usando la mentira sobre Lola, consigue una cita con Dulce. Es oficial: Javi es un gran maestro… y una mala influencia, xD.

Además, en el súper, Eli le da el día libre a Candela, que vive en la ignorancia, por lo que, cuando Eli la pone al día, acaba pensando que es una mentira de Lola. Chema, con su sentido arácnido on, oye lo sucedido e insiste en meterse, pero Eli le dice que no. En esas, llega El opositor cachas a pedirles pasta por el pantalón roto por la caída del techo y el pobre Chema empieza a flipar. Y, claro, cuando Eli le cuenta lo de Pepelu, Chema empeora y le dice que es una pardilla, que Los marqueses la han engañado.

Chema sufriendo un hipo muy raro, según Roberto, claro.

Fan de la cara de Eli, jajaja.

Por su parte, Los marqueses están arreglando el techo del baño y la pobre Sonso está traumatizada porque ya no tiene uñas y se pinta las raíces con un rotulador. ¿En serio? xDD. En ese mismo momento, oyen que Eli está llegando, así que se despelotan para hacerle pensar que se están duchando, pero como no hay agua, le dicen que están frungiendo. Eli se pone a examinar la obra y, claro, es una mierda, así que les dice que de dinero nada hasta que quede niquelado. Los marqueses no saben qué hacer, pero entonces a Sonso se le ocurre una idea… arriesgada: tangar a Paulino. ¿Seriously? Qué valor, yo a ese hombre no le tangaría ni harta de vino.

Los marqueses le enseñan la chapuza a Paulino, diciéndole que va a matar a Chema, que lo van a hacer ellos para ayudarle y demás. También se hacen los tontos con las herramientas y Paulino acaba ofreciéndose a hacer la ñapa.

Mientras tanto, Dani se sigue aprovechando de Dulce (jamás pensé que escribiría esto), cuando llega Candela echa una furia. Como está dispuesta a echar a Lola, Dani le cuenta la verdad, así que se lleva una hostia de las buenas. Candela quiere contarle la verdad a su madre, pero entonces llega, les cuenta que sabe lo suyo y vacía todas sus botellas porque quiere cuidarles bien el tiempo que le queda. Candela cambia de opinión en cero coma, que tonta no es la muchacha, no, xD.

Lola se topa con Chema y Eli (que van discutiendo porque Eli cree que lleva el camping mucho mejor que él) y les demuestra que está sobria, aunque Chema sigue sin estar seguro, que su bastón-detector de mamones está detectando algo. Los marqueses se reúnen entonces con ellos para cobrar, así que los llevan al baño que, gracias a Paulino, está arreglado. Chema no se lo cree, pero Eli sí, por lo que les da la pasta, mientras se regodea en su victoria.

Más tarde, El opositor cachas se está duchando en el baño comunitario, cuando oye hablar a Dani y a Candela de las ganancias de su negocio. Intenta pasar desapercibido, pero se espatarra y sale de la ducha, por lo que Candela le pilla y le acusa de mirarla. El opositor cachas contraataca con la mentira de Lola, pero Candela es muy lista y se pone a seducir a Roberto, aunque le acaba birlando la toalla y dejándolo con el culo al aire. Dios, cómo mola. Me encanta Candela puteando al Opositor cachas, es que me encanta, me molan estos dos.

Fan de póster de esta escena (y de estos dos, of course).

El opositor cachas persigue a Candela, pero la pierde y se encuentra con Lola, que le toca bien el culo. De paso, El opositor cachas le cuenta la verdad, así que Lola, además de alegrarse, clama venganza. Lo primero que hace es contarle todo a Dulce, dándole permiso para que sea cruel, antes de dejarlos solos. Dulce, entonces, se muestra pues, eso, dulce, valga la redundancia, para alegría de Dani.

Y la alegría le dura nada porque, en la siguiente escena, Candela lo descubre atado de pies y manos y con un calzoncillo de cinta americana. ¡Ostras! ¡Qué pedazo de venganza! Emanda debería aprender de Dulce, sep, sep.

Idola.

Por otro lado, Los Picachurreros junior han citado a sus padres, por lo que estos tienen una preocupación muy grande y no es de extrañar, xD. Resulta que tienen que ir a una reunión de padre y los cuatro vástagos churreros tienen un curriculum que ni los Dalton, macho. Curiosamente, como en los Dalton, el peor es el pequeño, jajaja.

Deciden ponerse detrás, calladitos, pero es que el director dice que andan mal de tiempo y se saltan el contar lo que han hecho sus hijos. Encima, PeluVilma se pone a pedir perdón, xD. Y todo iría bien… salvo que el director anuncia recortes (menos profesores, fuera la ayuda para libros) y PeluVilma acaba, sin saber cómo, alzándose como la líder reivindicativa de los padres y acaba organizando una acampada. El director les dice que él no tiene la culpa y que sabe que viven en un camping, así que les quitará las plazas de sus hijos y no tendrán que pagar los libros.

De vuelta al camping, van a ver a La profa para echarle en cara que le contara al director lo de que vivían ahí y, de paso, le piden que convenza al director de que matricule a sus hijos. La profa no está muy por la labor, pero ante la amenaza de que le harán la vida imposible, accede.

En el colegio, hay una súper manifestación, al parecer, liderada por PeluVilma sin que lo sepa, lo que emociona a La profa. Dino está más centrado, así que les hace ir al despacho del director… donde La profa digievoluciona en El capitán Haddock y empieza a atacar al director por haberla despedido, ¡pese a que eran amantes! OMG. Pese a que el hombre le dice cosas bonitas, La profa Haddock se calienta (todavía más) y se pira, por lo que el director tritura los papeles de los hijos Picachurreros.

Charo: ¡Medio mierda, que no llegas ni a entero! ¡Estómago agradecido! ¡Come propinas!

Y las caras de Tino y Alicia son lo más, xD.

En el bungalow de La profa están comentando la jugada para estupefacción y adivino que trauma del Opositor cachas, que no sabía que su madre estaba con el director. Javi se sorprende porque son viejos y el director tenía cara de pena, xDD. Los churreros le proponen que vuelta con el director, pero La profa no quiere ni oír hablar del tema.

Y es entonces cuando el director se persona en el bungalow porque no puede entrar en el colegio por culpa de la protesta. El hombre les dice a los churreros que dejará que sus hijos se matriculen, si terminan con la protesta, algo que aceptan en cero coma, aunque La profa cree que no es justo para el resto de alumnos.

Al día siguiente, en el colegio, PeluVilma se emociona al ver que está la tele, pero Dino insiste en que sigan con el plan o tendrán que aguantar a sus hijos todo el año. El problema es que cada vez que PeluVilma dice algo para sofocar la protesta, los padres lo toman por lo que no es. Al final, Dino le dice que la sigue donde haga falta, así que se unen a la protesta. En ese momento, aparece Javi avisando que llegan los antidisturbios y le da el casco de sobra a su padre, que a la mama la protege la laca, xD.

Solos ante el peligro.

El director intenta parar a los antidisturbios, pero se lleva una señora hostia, así que Dino se pone el casco y, junto con Javi, se tira a por ellos. Después, están en el bungalow de La profa curándose las heridas y los churreros peloteando al director que ha decidido admitirlos. Éstos se marchan, por lo que La profa se queda a solas con su ex-amante (bandido, bandido, corazón, corazón malherido) y empiezan a hablar y acaban pasando a mayores.

Los churreros están cotilleando, tan contentos porque se han reconciliado, cuando ven demasiado y casi huyen despavoridos. Justo entonces aparece El opositor cachas y, claro, deciden salvarlo del trauma, así que Javi intenta llevárselo a tomar algo, pero Roberto es un poco bastante borde, así que Javi lo acaba enviando a su casa y… ¡Trauma!

Y, para acabar, me dejo la trama de la hermana de Ángel, que ha dado bastante de sí también. Ángel y Sandra están desayunando tan contentos porque están solos, comentando motes (el de Pocoyó es brutal), cuando aparece Jorge para pedirle a Sandra que pague sus gatos en la casa porque ella es el ligue de Ángel, algo efímero, no como lo que tienen ellos que es para toda la vida. MUERO, xDD.

Jorge Lacost Marbella, conde primero de llorón y triste de villagonía (según Sandra) diciéndole a su marido que van a dormir juntos, mientras le magrea un poco y eso, xDD.

Además, Pocoyó le informa a Ángel que su hermana va a llegar y que éste tiene que convencerla de volver con su novio o su madre le quitará el coche. La hermana no le hace ni caso a Angelito, pero a Pocoyó sí que le hace ojitos.

Más tarde, en la piscina, Ángel sigue con la campaña pro-novio con su hermana, pero ella sabe muy bien de qué va la vaina. Claro, que Paulino está ahí también y ayuda mucho hablando de amor, de que la hermana es vieja y ya sólo da para cuatro hijos, xD. El que no ayuda mucho es el pobre Pocoyó que, de repente, se encuentra con que la hermana le besa. Sandra acude rauda a echarle la bronca, por lo que Ángel se ve en la obligación de ponerle cremita a Paulino… Esperemos que sirva para acercarlos… pero qué digo, xD. Por cierto, el pobre Pocoyó está más preocupado de pelearse con su Angelito que con Eli, si es que… ¡Me encanta! Son tan… casados ^^

Ángel tiene un estilizando dando cremita…

Pero qué bien está en bañador el jodido :3

Pocoyó va a contarle lo sucedido a Ángel, para que no haya líos, pero éste sigue preocupado por perder su coche y le pide a Jorge que hable con su hermana. El pobre Pocoyó lo intenta, lo intenta de verdad, pero La hermana empieza a tocarle con el pie y el pobre va perdiendo la concentración, xD. Entonces, La hermana le dice a Ángel que le está buscando Sandra, así que se pira y La hermana se pone en plan Sharon Stone, pero Jorge la acaba tirando en la habitación.

La chica se pone a llorar y el pobre Pocoyó se compadece de ella, así que hablan. La hermana le cuenta que su novio es demasiado perfecto y que ella siente que no es nadie y Pocoyó le dice que no, que es una gran chica y demás. Entonces, la hermana, que sigue emperrada en trajinarse a Pocoyó, se le tira encima… justo cuando llega Ángel al bungalow. Éste se china un poco. Bueno, quien dice un poco, dice un mucho porque, mientras que cree que su hermana está confundida, cree que Pocoyó ha actuado con maldad y traición y le echa de casa. Al pobrecito Pocoyó se le queda una carita de cachorrito abandonado T0T Jo, pobrecito, para una vez que no hace nada.

Ángel, no abandones a Jorge, ¡él nunca lo haría!

Pocoyó tiene que irse a vivir a una tienda y está con La hermana, cuando llega Eli, así que Jorge acusa a La hermana de ser gafe. Pocoyó se reúne con Eli, que quiere ir a la tienda a chuscar, pero, como La hermanísima está en la tienda, Pocoyó no le deja pasar. Total, que Eli se rebota un poco y acaba aplastándole la tienda, aunque, tranquilos, que La hermana está sana y salva, que se había pirado por el otro lado.

Más tarde, Ángel está con Sandra en la cama cuando oye algo y se asusta al creer que es Paulino. Lo sorprendente es que Sandra le tacha de loco, hombre, conociendo a Paulino… Sin embargo, escuchan el móvil de Pocoyó que ha ido a ducharse, pero Ángel es súper cruel con él. Jo, en serio, pobrecito Jorge, como se está pasando su marido. La hermana intenta echarle una mano a Pocoyó, argumentando que se habían besado de niños, por lo que Ángel se cabrea más. Pocoyó se va rumbo a los baños públicos (con lo que él ha sido, hombre ya), pero, eso sí, con amenaza incluida: como muera, regresará en forma de fantasma y será más pesado. Hostia, señora amenaza.

En el baño comunitario, Pocoyó va con su toalla en la cintura, cuando aparece La hermana a despedirse porque ha decidido volver con su novio. Pocoyó no quiere ni acercarse a ella porque es gafe, aunque le acaba dando un abrazo. El reloj se le engancha a la camiseta de La hermana, así que se la acaba arrancando sin querer y ella se queda con las tetas al aire.

La hermana le dice que le dé la toalla para que se tape, va al bungalow, se pone ropa y luego se la devuelve, pero justo en ese momento se cae el techo del baño de nuevo y salen los dos corriendo. Entonces se reúnen con Ángel, Sandra, Eli, Paulino y el novio y al pobre Pocoyó no le cree nadie, aunque Lola le toca el culo, que está en racha, xDD.

Lola todo contenta por tocarle el culo a Jorge, xDD.

Al final, Paulino va al bar a pedirle disculpas a Chema por lo del techo del baño y comenta que le sabe mal por esos señores tan majos y que visten tan bien. Chema le hace ver la verdad, justo antes de enterarse de lo que ha pasado con Lola, que se pira con una botella enterita. Eli llega en ese momento y la ponen al día de todo y, como buen hermano que es, Chema se regodea en tener razón y la borra del testamento, xD.

Chema decide enseñar a Eli a llevar al camping, lo que significa putear vilmente y esas cosas. Ante tamaña perspectiva, pues el hombre mejora mucho, vamos, que como él bien dice: Chema ha vuelto.

Y es entonces cuando vemos a Lola buscar a Candela para decirle que ya no trabajará en el súper, que ha encontrado una nueva ocupación: como el tema del transporte en el camping está de capa caída desde que se fue Serafín (yo te echo de menos, Serafín, por cierto), ha comprado un kart (que Candela y Dani pagarán) para llevar a la gente. Su primer cliente es Paulino, que lo va a usar para arar el jardín de Los marqueses y plantar tomates con mucho, mucho abono, xDD. Y eso sólo es el inicio de La operación puteo infinito que hasta sobrevivirá a Chema pues Eli está aprendiendo, xDD.

Para acabar, Eli le dice a Pocoyó que le cree, pero que se guarda el comodín de los cuernos: algún día le engañará, pero él no podrá quejarse. Encima, el pobre Pocoyó se queda viviendo en la tienda entre colgados. Iba a decir que esperaba que eso no se alargara mucho, pero en el avance del siguiente parece que Jorge vuelve a vivir con su Angelito, así que yo tan contenta.

Esto es todo por esta semana, nos vemos la próxima, con la ola de calor que azota el camping, en contraposición a la primera temporada, que era la ola de frío. Estoy deseando ver al marqués de pingüino, xDD.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!