Con el culo al aire

Diario de un camping 2×03: Muy risky business


El pasado miércoles tuvimos el tercer capítulo de la segunda temporada “Con el culo al aire” y hoy os traemos la crónica de dicho capítulo que viene a cargo, como siempre, de Andrea (del blog Epic Us) que nos ofrece su particular visión de lo que acontece en nuestro querido camping.

Ayer se emitió un nuevo episodio de Con el culo al aire y, como siempre, fue buenísimo y me reí lo que no está escrito. Además, me gustó que no juntaran a los personajes como acostumbran, que mola verlos relacionarse con otros ^^ Hala, no me entretengo más y, como siempre, voy por tramas.

Comenzamos con la trama de la bebida que les ha traído Julián (vale, no se llama así, pero Carlos Chamarro para mí siempre será Julián). Como ya sabéis, Candela y Lola se han repartido el trabajo, así que esta última está atendiendo el súper, para consternación del Opositor cachas que le ve las lolas (a veces tengo una clase que lo flipo, lo sé, xD) porque estaba enfriando el sujetador en la cámara frigorífica. Entonces, ha aparecido Julián para ofrecerle dinero por repartir una nueva bebida y Lola, muy astuta ella, ha conseguido sacarle más pasta al ofrecer los servicios de sus hijos.

Además del sujetador-helado, Lola ha inventado el melón-petaca, el cual me encanta, ¡quiero uno!

Eso sí, Lola es muy grande y, aunque ella está ganando una pasta gansa, tanto a sus hijos como a Chema les da una miseria. Jo, en serio, es una ídola. Lola, además, le cuenta a Julián que Chema es el tonto del camping para que no le joda el negocio y tal. Porque no quiere, pero Lola podría dominar el mundo si le diera la gana, eso es así, xD. El problema en el plan de Lola es que la bebida es de prueba, así que todos se han convertido en los conejillos de indias de Julián… Éste no sabe dónde se ha metido, ay, alma cándida.

A todo esto, El opositor cachas debe lidiar con Dulce, a la que le falta el pelo de un conejo para violarlo directamente, por lo que acaba huyendo. Así, se encuentra con Candela monísima de la muerte con su bikini dando latas, lo que rebota a La profa que se pone reivindicativa y logra, además de duchar a Julián, que despidan a Candela, a la que pinta, sin querer, de verde. El opositor cachas comenta que cabreada y verde parece Hulk, bua, eso porque no la has visto enfadada de verdad, que no necesita la pintura para digievolucionar en Hulka o preguntádselo a Bobby (al cual sigo echando de menos), xD.

El opositor cachas ayuda a Candela a limpiarse, incluso se ofrece en comprarle otro bikini, mientras hace promoción de su mente limpia, pero Candela no se lo traga. Empiezan a medio discutir, él la llama ignorante, ella le amenaza con unas tijeras y, al final, le birla los apuntes. Uh, entre estos hay química, para desgracia de Dulce, si es que los que se pelean, se desean. Cualquier día de estos, se pelearán, tirarán los apuntes al suelo y frungirán sobre la mesa, xD.

El opositor consiguiendo que Candela mute en Hulka de verdad.

 Y, sí, me gusta pensar que el chistecito de Roberto ha sido un guiño, así soy, xDD.

De momento, El opositor cachas va junto a su madre a por los apuntes… Really, Roberto? ¿No puedes ir solo? Pero si estás cachas y eres un hombre hecho y derecho (y bien hecho). Candela se burla porque vaya junto a su mamá, lo que es de lo más comprensible, y le acaba tirando los apuntes hechos cachos. Encima, va Eli y los revuelve todos con el aspirador ese que usa. Lola y La profa comienzan a discutir y a echarse cosas en cara, pero El opositor cachas está hasta las narices y decide irse con su padre. Lola no deja de trollear y le tira la botella a Candela, que protesta diciendo que ella no es Dani, lo que me ha hecho mucha gracia, pobrecito Dani, xDD.

Más tarde, Candela y Lola intentan que El opositor cachas entre en razón, pero es Dulce la que se tira a la acción y le birla la maleta. Por su parte, madre e hija van a ver a La profa, que está muy triste, a la que deciden influir un poco y se la llevan a robar latas para venderlas y conseguir el dinero para comprar los apuntes de las oposiciones. Total, que mientras Candela y Lola birlan las latas, La profa se pone a ligar con Julián y, al final, consigue el puesto de Candela… pero vestida de lata gigante, xDD.

Al mismo tiempo, El opositor cachas va a por su ropa, pero Dulce la hace chantaje: o le besa o nada. Por eso, Roberto cede, pero justo en ese momento aparece Javi, que se interpone entre ambos. El opositor cachas se china un poco y dice que no le ha gustado el beso y que se va sin ropa. Dulce le dice que si admite que le ha gustado, le devuelve la bolsa, así que Roberto hace toda una disertación que deja anonado a Javi. Éste incluso le llega a pedir que se lo apunte en un pañuelo, xDD.

Javi más impresionado que la propia Dulce, que, de hecho, está más bien satisfecha.

 He de decir que me mola mucho Dulce acosando al Opositor cachas =D

Dulce se niega a darle la ropa porque ahora que tienen algo, no lo va a dejar marchar, así que El opositor cachas se larga de lo más hastiado. Javi intenta sonsacarle a Dulce que sigue colada por, pero va a ser que no. Si es que, claro, ya se lo decían en el colegio, que hasta para pillar, hay que estudiar, xDD. Hijo, si con esos ojitos azules y tu encanto, tampoco necesitas mucho más ;P

A todo esto, en el bar Julián está entrevistando a Dani por los efectos secundarios de la bebida y el pobre Dani está un poco afectado. Pobrecito, menuda racha lleva, xD. Después, se encuentra con su madre, que trae las latas robadas y, al observarlas, descubren que no han pasado los controles de sanidad. Dani empieza a gritar que la bebida es veneno y Chema lo escucha, así que empieza a ponerse malito.

En el súper, La profa está vestida de lata gigante y El opositor cachas la encuentra y, claro, como es la primera vez que ella renuncia a sus principios por él y no al revés, pues se emociona. Por cierto, me mata, pero me mata, que La profa esté más molesta por el hecho de que unos gamberros la hayan tirado al contenedor que no es, que por el hecho en sí, xDD. Muy genial.

 Lo mejor del abrazo de La profa y su hijo es la cara de Pepelu al creer que está alucinando por la bebida experimental, xDD.

Después, Chema y Lola van en busca de Julián, dispuestos a darle de beber su bebida, pero éste no quiere, lo que confirma sus sospechas. Chema está entre cabreado e infartado, sobre todo cuando Julián dice que todo está controlado porque son dos latas por persona, pero, claro, con lo que no contaba era con las que estaban vendiendo Candela y cía. De hecho, se encuentran a la pobre Candela acojonada en una mesa, intentando librarse de la peña del camping, que más parecen zombies.

Lola intenta salvarla al señalar que La profa es una lata gigante, pero el que lo consigue es Chema al contarles la verdad y lanzarlos contra Julián, que sale más petado que el Team Rocket en cualquier episodio de Pokemon, xD.

Por otro lado, Los Picachurreros se nos han juntado con Los marqueses y ha sido awesome no, lo siguiente. La cuestión es que el pobre Dino va cual John Wayne porque va con Javi en la moto, intentando trabajar, lo que le lleva a preguntarle a Pepelu qué hizo con su churrería. Éste le echa una jeta tremenda y la dice que se la vendió a un chatarrero, así que ya no existe y, claro, el pobre Dino se nos lleva un disgusto del quince… que más o menos es el que tiene Sonso al trabajar en la churrería, xD.

De hecho, Sonso está preocupadísima por eso de estar en el extrarradio: ¿se les pegará el acento o dirán “tasi”? ¿Es necesario usar el megáfono? Pepelu está anunciando los churros, pestiños y demás cuando ven llegar a Dino y Javi, así que se dan el piro. Dino Wayne va a seguirlos, pero como, ojo, inteligentemente apunta Javi (no me puedo creer que haya escrito eso): ¿para qué correr si saben dónde viven?

Por eso, Los marqueses se encierran en su casa acojonaditos, pero les sirve de poco que Javi les abre la puerta con una radiografía. Van a atacar a Pepelu, pero Sonso les dice que les está grabando y que, si la dejan viuda, les llevará al juzgado. Por eso, se tienen que ir, pero PeluVilma es muy hábil e insinúa que se le ha ocurrido una venganza mejor. Al irse, por cierto, Sonso le dice a Pepelu que debería enseñarle a usar el móvil porque lo que había abierto era la calculadora, no la cámara, xD.

Chunguez absoluta.

La idea de PeluVilma, por cierto, es instalarse en Villa Marqueses, lo que conlleva romperles cosas, comerles la comida, mancharles la casa… Pepelu es como un niño pequeño, vamos, que va corriendo a Chema a chivarse, pero éste les ha dado permiso a los churreros a instalarse ahí, así que no tiene donde rascar. Por eso, Dino le dice que le dé las llaves de la churrería, pero Pepelu se niega y, oye, no es por nada, pero, ¿Pepelu no le compró la churrería? Quiero decir, que vaya morro el de Dino el exigir la churrería, así, porque le da la real gana.

Luego, Pepelu está en la clínica de fertilidad para depositar su muestra, cuando aparecen Dino y Javi a trollearle vilmente, pero vilmente de verdad. Éstos están tan contentos, creyendo que han fastidiado a Pepelu, pero éste ha conseguido llenar el botecito al pensar en su Sonso, lo que ella considera romántico. No obstante, padre e hijo tienen otro plan: le hacen la del trilero con sus respectivos botes, así que no saben cuál es el de Pepelu, por lo que acaban peleándose… y siendo expulsados de la consulta. Que conste que me parece MUY fuerte que los churreros hayan jugado con eso, pero, bueno.

De vuelta en casa, Pepelu clama venganza, pero, claro, como ha estado bebiendo la bebida experimental, ve dos Nicos en vez de uno y no se le ocurre otra idea mejor que agarrar un paraguas y lanzarse al ataque, xD.

El hidalgo caballero del camping con su justo paraguas.

Sin embargo, Sonso está harta de la comparación de churros que se traen Pepelu y Dino, así que llama a PeluVilma, que también está hasta el moño. A Sonso se le ocurre que se hagan socios, algo que ellos no van a querer, pero no problema, los manipulan para que crean que ha sido de ellos la idea y listo. Total, que las dos lo hacen y ambas emplean la misma táctica: de socios nada, el jefe es su respectivo marido.

Una vez que los han convencido, ambas se dan cuenta de que han empleado la misma argucia, pero creen que si no sale el tema, no habrá problema. Eso sí, el tema tarda en salir cero coma, así que empiezan a discutir en la monda furgoneta y por un pelo no atropellan a Chema que, junto a Candela, iba buscando a la doctora. Y entre el susto y las taquicardias por la bebida, el pobre Chema acaba cayendo grogui.

Y, para terminar, como siempre, me he dejado a las dos parejitas y Paulino, que hoy han estado divididos de manera distinta a la habitual. Resulta que, en el episodio anterior, Sandra se marcó un Robin Scherbatsky, vamos, que no ha podido decirle más noes a la proposición de Ángel, para regocijo de Paulino… y de Pocoyó, que se ceba lo suyo en el presente, canturreando Rehab y trolleándole al aparecer Sandra. Soy muy fan de la canción y de Pocoyó siendo tan maligno as usual, jajaja, eso sí que es un amigo.

……………..

Es que no sé qué comentar, es taaaan grande la cara que habla por sí misma, xD.

Sandra intenta quitarle hierro al asunto, cuando oyen la típica canción de tuna y se encuentran al Opositor cachas, su madre, Chema y Paulino cantándole una canción muy brutal sobre que Sandra le dijo que no. Y mientras el pobre Ángel está ahí con cara de póquer, el mamón de Jorge se pone a cantar y bailar, xDD. Al final, resulta que Paulino contrató a los músicos, que tienen la delicadeza de disculparse, no como Pocoyó.

Pocoyó se lo pasa pipa con las desgracias de su Angelito, luego dirá que le da de todo y que es su mejor amigo y tal, xD.

Éste, por cierto, tiene un catering y descubre que su camarera habitual, a.k.a Eli, está coja por un accidente de moto. Por eso, se lo pide a Sandra y como ésta necesita tiempo para pensar por qué hizo lo que hizo, acaba accediendo. Le dice a Eli que le diga a Ángel que, a pesar de todo, le quiere, pero Eli pasa de tales moñeces, xD.

Después, en el bar, Ángel y Paulino tienen un duelo verbal, mientras van invitando a rondas cada vez que sueltan algo. Y se van animando, se van animando, y Ángel suelta que Sandra es multiorgásmica y la lía tan parda que Paulino va a sacudirle. Eli y Lola están frotándose las manos, pensando en montar apuestas, cuando aparece la guardia civil y Paulino corre a esconderse para flipamiento general.

Por su parte, Sandra le ha dado una trufa a una niña en la boda, por lo que la novia aparece indignada porque le han manchado el vestido… y resulta que conoce a Sandra, algo que no es recíproco. La novia se rebota y empieza a ser nice con Sandra, lo que conlleva que se meta con el catering y que Pocoyó, sacando a relucir sus súperpoderes de pelota, se ponga de su parte y le diga cosas como que pondrá a Sandra a limpiar sin guantes para que se joda, xDD. Yo es me meo con el tono en el que lo dice, es que es superior a mí, xDD.

Me decepciona que no hablaran de cuando iban al Azcona porque, sí, ¡esto es un reencuentro de Compañeros!

 De hecho, estos eran novios… hasta que Martín/El aguilucho apareció y Pocoyo resultó ser malvado, xD.

A todo esto, Paulino está dispuesto a volverse al pueblo con su mujer para huir de la guardia civil que, se supone, le está buscando porque quemó unos rastrojos y no pagó la multa. Eli recuerda que Rosa Ruano se fugó, así que Ángel decide llamar a Sandra para pedirle ayuda, pero ella no le quiere coger porque no quiere hablar con él. Encima, Pocoyó le azuza a que lo dije porque, total, él no le dice que no a nada, xDD. Esa frase es… Vamos, que se puede entender de muchas maneras.

En el camping, ante la ausencia de ayuda de Sandra, Eli quiere contarle la verdad a Paulino, pero Chema cree que si Ángel le da la noticia, lo matará. Por eso, éste acaba siguiendo el plan B ideado por Eli: que le denuncie a la guardia civil para que lo enchironen un poquito y que luego Sandra se coma el marrón.

Ésta, por cierto, se ha comido otro, pues ha pillado al novio de la boda zumbándose a una de las primas de la novia. Al compartir la noticia con Pocoyó, éste decide callarse para cobrar el catering y, si eso, que se divorcien rápido. Entonces, justo en ese momento, la novia quiere ver la tarta, que está en la cocina y la engañan diciendo que ver la tarta antes de la boda da mala suerte, xDD.

De vuelta al camping, la guardia civil se lleva a Paulino y el tonto de Ángel, al dejar el nombre en vez de hacerlo anónimo, tiene que firma la denuncia, de ahí que se lleve el genial apelativo de “hijo de mil cerdas”, muy Galba todo. Al final, resulta que Paulino disparó a Alfonso, aunque según él fue un error porque él disparó al aire, pero es que Alfonso era muy alto, xD.

Fan de la cara “si es que eres tonto” de Eli, xDD.

 Mmm, ¿soy la única a la que le parece que Ángel está a punto de arrancarse por bulerías en la captura?

Ángel llama al hippie, que acaba quitando liberando a Paulino al testificar que fue un error y cuando éste vuelve al camping está que trina. Y, claro, por si no quería suficientemente a Angelito, ahora lo quiere aún más… pero matar, claro, así que, con la inestimable ayuda de Eli que da unas ideas cojonudas para que le haga daño a Ángel, acaba retándole a una pelea. Pero, ojo, no problema que Eli se ha propuesto ayudar al Centollo. ¿Lo podrá a dal cela, pulil cela?

Cera, cera, le da, porque le da unas cuantas hostias, mientras Ángel se pone a saltar que, como bien dice Eli, parece el lagarto del National Geographic, xDD. Dios, qué risa me ha entrado con Raúl en esta escena, es que se ha salido, jajaja. Bueno, al final, Eli le enseña una maniobra que consiste en cegarle con su propia camiseta.

En la boda, la novia putea a Sandra al ponerla en ridículo muy, muy bestiamente, así que le acaba tocando las narices a Sandra que le suelta lo de que el novio le ha puesto los cuernos. Dios, qué ancha me he quedado yo y eso que sólo lo veía, jajaja. No obstante, la novia se va a casar y es entonces cuando Sandra y Pocoyó se dan cuenta de que el novio no había hecho nada, sino que al que habían visto era un testigo. Están planteándose cómo contarle la verdad, cuando la novia le da un hostión del copón al novio y le dice que ella se tiró a su hermano, ¡ja! En ese momento, Sandra y Pocoyó cantan, así que tienen que salir corriendo porque se lía un pelín parda… Bueno, un pelín no, que hasta la novia tiene que pirarse con ellos.

Estos llegan al camping justo para ver la pelea de Ángel y Paulino, aunque no parece una pelea porque Angelito intenta la maniobra de Eli, pero no puede sacarle la camisa y parece que bailan, xD. Ángel, al ver a los recién llegados, se pone a saludarlos, creyendo que se ha librado, pero Paulino le calza una hostia de campeonato. Y qué cara le pone. Seriously, a mí me mira con esa cara y huyo como el correcaminos.

Bailar pegados es bailar igual que baila el mar con los delfines…

No he podido evitarlo.

Sandra está atendiendo a Ángel, mientras éste le cuenta lo sucedido, antes de que Pocoyó le cuente lo de la boda. Entonces, la novia dice que no pasa nada por lo de la boda porque se había tirado a medio entorno y que ni se ponía nerviosa con él, ni le daba un vuelco el corazón… La novia decide ayudar a Pocoyó a recoger el catering, por lo que la parejita se queda a solas y habla. Sandra dice que se asustó porque sí que se casaría con él, aunque al final deciden vivir juntos, pero primero librándose de Paulino, claro. Uh, cuando se entere Jorge… ¿Acabará Paulino viviendo con éste?

Lo están celebrando cuando aparece el nuevo Dúo dinámico para avisar a Sandra de que a Chema le ha dado un chungo. La parejita corre a ayudar a Chema y el Dúo dinámico habla de la paternidad y acaban llegando a un acuerdo: serán socios, pero no amigos. Oh, aquí me ha faltado una frase a lo final de Casablanca: este es el principio de una bonita amistad, xDD.

Esto ha sido todo por esta semana. El de la próxima se avecina movidito con pelea entre el matrimonio Ángel-Jorge, más desencuentros de Candela y El opositor cachas (cosa que me mola muy mucho :3), Javi y Dani teniendo trama juntos (yeeey, justo lo pedía hace poco =D) y Eli encargándose de todo porque Chema anda de baja. Dios, ¿quedará algo de camping cuando acabe el episodio?

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!