Con el culo al aire

Diario de un camping 2×01: Adivina quién viene a acampar este verano


La segunda temporada de “Con el culo al aire” volvió el pasado miércoles y, con ella, las crónicas de Andrea (del blog Epic Us) que nos ofrece cada semana su particular visión de los capítulos de los chicos del camping más loco del país. No os la perdáis, porque si creéis que después de ver el capítulo no os podéis reír más, ¡Os equivocáis!.

Ha vuelto el camping más famoso de la tele y cómo ha vuelto. En plena forma. Cómo me he podido reír con el episodio, madre, qué geniales son. Y cómo se les echaba de menos. Además, he de decir que, aunque una es sentimental y echa de menos a Bobby, Serafín y Juana, tampoco se ha notado demasiado su ausencia. Así que, nada, me repito de nuevo diciendo que ha sido una vuelta magnífica y, como siempre, voy por tramas.

Comienzo con los Picachurreros, ya sabéis, la familia de Dino y PeluVilma. La cuestión es que, antes de irse, Bobby les regaló la estancia en un hotel caro… que se ve interrumpida por Javi, que llega en moto para decirles que una mujer ha llegado al camping dispuesta a quitarles a sus hijos.

Los pobres tienen que regresar a casa donde se encuentran a la profesora de Javi, al que no había visto hasta el 3 de junio. La profesora, encima, acaba viendo de todo: Nico y Yuki en su línea, Dulce diciendo que se ha acostado con Javi… Total, que la mujer decide dar aviso a los servicios sociales. Y a mí que lo que me sorprende es que ese bungalow siga en pie tras haberlos dejados solos a los cuatro, por cierto.

Entonces, no se les ocurre nada mejor que perseguir a La profa en moto y, cuando Javi frena bruscamente, Dino sale disparado y la aplasta. Dios, es el Dino voladoooor, el Dino vola… Vale, lo dejo. Además, cuando padre e hijo van a llevarla al médico, Javi ve una ardilla y la señala con el dedo. ¡Javi es el perro de Up! En serio, personalidad, gustos, atención… ¡Son idénticos!

Javi: ¡Ardilla!

Dog: ¿Dónde?

Lo dicho: son idénticos, xD.

Llevan a La profa a la que la vea Sandra y, por si no estaba lo suficientemente recelosa, se entera de que no puede ejercer por culpa de las drogas y acaba huyendo. Como cree que es un desastre, insiste en denunciarlos porque no se puede vivir en un camping, así que Dino improvisa y dice que viven ahí en verano, pero que tienen una casa-casa, pero ella no les cree. Por eso, Dino se tira el farol de los faroles y queda al día siguiente con ella en su casa-casa. Por cierto, soy fan de Javi creyéndose la trola de su padre.

Dino convoca un Consejo de Trolls, digo eso porque hay más pullas que ideas (aunque las pullas son muy ingeniosas ;P), para que encuentren una solución. Además, si los servicios sociales van y descubren que están viviendo en el camping podrían joderlos a todos. A Eli se le ocurre alquilar un piso para un día, pero a Pepelu le parece una idea de mierda. No así a PeluVilma, que tiene una gran iluminación: que Ángel le deje un piso de los que enseña.

Ángel se niega, pero Pocoyó decide someterlo a votación, disfrutando del momento, claro está, así que a Ángel no le queda otra. Sobre todo cuando llega a su casa y Javi ya le ha cogido las llaves de un piso piloto y, ojo, no es el piso de un piloto como cree Javi. Es que Javi es muy genial, ¡me encanta! Por cierto, me mata que entre los desperfectos que enumera PeluVilma hable de ardillas crucificadas. WTF? ¿Qué les ha dado con las ardillas? ¿Las habrá cazado Javi? Seguro, lo lleva en su naturaleza, como Dog, xD.

Ángel al plan le ve lagunillas. Pues yo no sé por qué, xD.

Los Picachurreros van al piso piloto para intentar apañarlo, pero canta un montón que es un piso piloto: los libros son huecos, la tele es una foto de un leopardo… Para darle personalidad, entonces, deciden que los niños se peleen como acostumbran, cuando llega el pobre Ángel y ya se está viendo desaparecido. Justo entonces llega La profa, así que Dino decide que Ángel sea el caganet de la familia y lo encierra en el váter, mientras ellos se reúnen con La profa en plan familia modélica.

Mientras lo intentan, se encuentran con varios problemas al estar en un piso piloto: la jarra está pegada a la mesa, la tele de pega, Javi casi se come una manzana de plástico… Sin embargo, logran convencer a La profa, que se va a ir tan contenta… hasta que aparece un compañero de Ángel montándoselo con una, así que Ángel tiene que salir del baño e intentar arreglar las cosas con su compañero. Pero, claro, La profa se entera de todo y decide avisar a los servicios sociales.

Al día siguiente, Dino y PeluVilma se despiertan en silencio, lo que es muy raro y es que sus cuatro hijos no están en casa. Así que, claro, cunde el pánico y aprovechan para comentar su situación, cagarse en La profa a la que culpan de todo.

Y deben de gafarla porque en ese momento despiden a Charo, pese a que lleva veinte años de interina, vive de alquiler con su hijo y la mitad de su sueldo va para pagar la residencia de su madre que necesita cuidados. La profa se enciende y suelta unas verdades sobre el dinero, la situación de la educación, los políticos y tal, que chapeau, vamos. La pobre mujer se va toda afectada, cuando se encuentra con los cuatro hijos de los churreros y le ofrecen pagarle un bungalow durante una semana para que vean los buenos que son Dino y PeluVilma. Ey, hasta Dulce dice algo bonito de Tino, que quede para la posteridad.

Para terminar de convencerla, Javi le dice que sin sus padres, él acabará en la delincuencia, Dulce en una barra americana, Yuki cosiendo balones y Nico será el jefe de todos, xDD. Soy muy fan del enano como jefe de todos, jajaja. La profa accede porque tampoco tiene otra, así que ellos se alegran. Se alegran tanto que hasta Dulce y Yuki se abrazan. Otra cosa para la posteridad. De vuelta a su casa, con La profa, les cuentan todo a Dino y PeluVilma, que deciden enseñarle el bungalow, tan contentos ellos porque han solucionado el problema.

Charo con un disgusto del copón por sus perspectivas de vivir en un camping. Mujer, si luego te echaras unas risas, no te preocupes…

También te trollearán viva, pero eso curte, xD.

A todo esto, tanto Los marqueses como Lola y sus hijos se han visto envueltos en otra trama. Siguiendo con el final de la temporada anterior, Los marqueses quieren tener un hijo, así que van al médico, pero éste dice que no van a pagarles la inseminación y eso que Pepelu lo intenta, ¿eh? Pero, nada, que les echan a patadas. Tsk, habrase visto, impedir así la llegada de un Ercilurrutigastañazagogeascoa, muy mal me parece. Y, sí, la de pausas que he hecho con el dvd para copiarlo han sido muchas.

Cuando llegan a casa, encima, Lola McBorracha les trollea, vamos, como siempre, pero es que encima la pobre Candela está depre por la marcha de Bobby y eso de servir a su familia deprimida… como que no. De hecho, tampoco le apetece trabajar, así que cuando van Los marqueses al súper, se ponen a robar sin planificación ni nada, a lo pobre, que dice Pepelu, que cree que es cleptómano porque hasta roba condones y eso que lo hacen porque quieren tener un hijo, xD.

Pero, claro, Chema es Chema y tiene un sexto sentido, así que aparece y les hace devolver todo… hasta el plátano que se había metido Pepelu en los pantalones. Jo, Chema, eso no era necesario, ¡que luego alguien se lo va a comer! Eso sí, al menos contrata a Sonso para suplir a Candela.

Ésta, por cierto, está cocinando, por lo que Lola se regocija… durante un solo segundo, pues Candela ha decidido que es SU comida porque la ha pagado con SU dinero. A partir de entonces, cada uno se pagará lo suyo y tendrán que trabajar. De hecho, se va a tomar un mes libre porque ella tiene sus ahorros.

El servi-Candela ha cerrado y ni comodines de rescate ni nada. Y encima se regodea de sus lentejas. Fan.

 Eso sí, yo de Dani y Lola me andaba con cuidado que aún recuerdo su digievolución a Hulka cuando se enfadó con Bobby.

A todo esto, para estupefacción de medio camping, Dani parece que ha ligado con una chica muy mona. Los dos quedan y Dani se piensa que es para chuscar, así se lo dice a Dulce, pero resulta que la chica sólo quiere dejarle sus mascotas para que las cuide. Y la chica no podía tener un perrito o un conejito, no, tiene una enorme tarántula peluda y asquerosa y serpientes. Dios, qué horror, qué horror, qué horror. Brrr.

Mientras tanto, medio camping está trolleando a Sonso en su nuevo trabajo como dependienta del súper, cuando llega Lola. Ésta reclama el puesto para Candela, pero Los marqueses se niegan, así que Lola les declara la guerra. La mujer está pensando en cómo vengarse y su plan inicial es “guillotina”, cuando llega Dani con la mega araña asquerosa, así que Lola decide presentársela a Los marqueses.

Sonso, por su parte, no quiere volver a trabajar en el súper, pero tampoco tienen otra forma de conseguir dinero. Están rememorando sus tiempos de ricos, cuando se ponen cachondos… pero no pueden disfrutar del calentón porque Lola les dice que ha soltado a una araña muy tocha en su casa. En un principio no se lo creen, pero entonces llega Dani preguntando por la tarántula y la cosa cambia. La pobre Sonso se aterra, no me extraña, yo de ser ella estaría ya en Francia. Lola también les amenaza con echarles las serpientes, lo que pone en marcha la máquina de pensar de Pepelu: en el bungalow de Bobby van a montar un exotario con los bichos asquerosos.

Los marqueses se ponen a hacer propaganda y yo soy súper fan de Sonso hablando inglés, por decir algo, y gesticulando. Dios, qué genial es esta mujer, jajaja. Lola les ayuda y ve a Candela tomando el sol, así que se sienta junto a ella para decirle que, como está trabajando, Candela tiene que volver al súper. También intenta beberse el tinto de verano de su hija, pero ésta no le deja, así que Lola la distrae con “mira el guiri” y la pobre Candela pica. Ainss, pobrecita, jo, ¿por qué tuvieron que largar a Bobby? A mí me gustaba con Candela, tsk.

Una sola captura no puede mostrar lo sumamente grande que es esta mujer.

Y, para acabar, me dejo al cuarteto de los Raúles, Sandra y Eli, en parte porque son mis súper preferidos (con esta serie tengo que inventarme un nivel más porque me encantan todos los personajes) y, encima, para que el final de todas las tramas cuadre. Como ya ha llegado el verano, Chema es taaan nice que obliga a Sandra a pluriemplearse y ahora es la socorrista de la piscina.

Además, el camping está lleno de guiris buenorros y Eli, que de tonta no tiene un pelo, no pierde oportunidad, mientras Jorge y Ángel… Bueno, ellos son como un matrimonio asentado disfrutando de la piscina, en su línea. De hecho, Pocoyó prefiere echarle cremita a Ángel en vez de a alguna chica mona, mientras se queja de lo solo que se siente porque su Angelito está con la doctora todo el día.

Si es que son el matrimonio ideal.

Ainss, cómo les echaba de menos.

A todo esto, Pocoyó sigue con su relación particular con Eli y decide hacerle una visitilla para dejarle claro que ellos de estar juntos, nada. Así que él echa mano de todos sus grandes éxitos: quiere libertad, se acabará yendo de ahí, que él es una persona maravillosa… Y Eli venga a hacer ruiditos, pero él ni pisparse… hasta que oye un estornudo y descubre a un tío bajo la mesa y, claro, se ofende. Pero que no están juntos, ni Eli le gusta, ni nada. Claaaaro que sí.

Y, por si nuestro pobre Pocoyó tenía poco, cuando llega a casa se encuentra a Ángel con un ramo de flores, que Dulce le ha robado de un cementerio por un módico precio. Ángel intenta contarle que se quiere ir a vivir con Sandra, pero se lían y al final es Dulce la que le da la buena noticia.

Así que, bueno, los dos van en busca de Sandra (y Pocoyó se queja de que, encima, le vaya a dar SUS flores) cuando Dani les señala a la chica de la araña. Los dos se ponen a soltar barbaridades, por lo que un señor les echa una bronca tremenda y Ángel acaba discutiendo con él. El problema es que luego ambas parejas siguen el mismo camino, llegan a la misma piscina y la misma chica les saluda: Sandra. Y es que el matrimonio son los padres de Sandra… y la cara de Ángel es para enmarcar, jajaja. De hecho, el pobre se queda tan acojonado que cuando la doctora los va a presentar, dice que sólo son amigos.

Los padres de Sandra.

¡OMG, Rosa Ruano con alguien que no es su Antonio! ¡Qué fuerte!

 ¿Llevará anacardos en el bolso?

 

El grandísimo momento “la he/has cagado” de estos dos. Me encantan las caras.

Después, Eli le pide a Pocoyó que vaya a verla y él está muy dolido porque no entiende por qué tiene que recurrir a otro teniéndole ahí que, recordemos, es el guapo de la relación. También es el modesto. Deciden romper porque, según Jorge, ni le gusta, ni le atrae, ni la necesito… o todo lo contrario, porque así se lo cuenta a su gran amigo Chema, que decide ayudarle tras que Jorge le confirme que es su gran amigo, claro.

Eli está reparando algo en las duchas (y, de paso, deleitándose con las vistas inglesas) cuando Chema le trae a su nuevo becario: sí, Pocoyó. Eli no está muy por la labor, pero Chema es muy tajante: o becario o festival heavy. Eli lo acepta, aunque está segura de que Jorge no va a aguantar nada. Yo también, que este es muy señorito, aunque las pintas de fontanero le quedan guay ^^

Jorge, albañil-seductor.

 Oye, como que me mola esta captura, sep, además el mono le sienta tó bien a Jorge ^0^

Por su parte, Sandra debe atender a Charo y, de paso, tiene que aguantar la bronca de su padre, que está en pleno apogeo cuando llega Ángel. Éste va a escapar de nuevo, pero Paulino no le deja. Sandra le salva y consigue que les dejen a solas, diciendo que es un paciente, por lo que le pregunta por lo sucedido y Ángel se lo cuenta. Ángel quiere caerle bien antes de contarle la verdad, así que Sandra le da dos consejos: que no se entere de su fama de picaflor y de por qué le llaman El centollo.

Más tarde, los padres de Sandra están con sus nietas cuando Rosa Ruano recibe un whatsapp y se va muy misteriosamente. Uhh, esta se está mensajeando con Antonio Ruano, ya veréis. Paulino, por su parte, aprovecha que se queda a solas con las niñas para interrogarlas y se entera de que Sandra está con El centollo, que se llama así porque está tan bueno que le chuparías hasta las patas. Y, bueno, el hombre no se lo toma demasiado bien, incluso echa de menos la escopeta que se dejó en el pueblo… Uy, a este paso vamos a tener Donut de Centollo.

Vale, corramos un tupido velo para ignorar semejante chiste malo. Mientras tanto, Eli le pide a Pocoyó que meta la mano en un váter que, en resumidas cuentas, parece un círculo del Infierno. Además, ella no ayuda diciendo lo que puede haber. Sin embargo, en cuanto Eli comenta lo buenorro que está un guiri, Pocoyó le echa narices y lo hace. Y en ese preciso momento Eli le dice que se ponga los guantes. Pocoyó corre despavorido hacia su casa, justo cuando Paulino se asoma, así que éste cree que Pocoyó es el Centollo… y lo ve liándose con Eli.

Y por si Pocoyó no tenía suficientemente mala suerte, en ese momento Chema intenta multar a Paulino, así, por multar, como si fuera un deporte cualquiera. No lo hace, pero le cuenta que El centollo es un truhán, es un señor, que ama la vida y ama el amor. Vamos, que es un follador-vividor. Por eso, en cuanto tiene a Pocoyó a tiro va a saludarlo y le da unos golpecitos cariñosos que casi lo descoyuntan, así que Jorge va corriendo a su casa para darse reflex. Paulino le sigue, encontrándose con Ángel, a quien le cuenta todo y éste, valiente como él solo, le dice que sí, que Jorge es El centollo. Qué poco amor, Angelito, qué poco amor, xD.

Dos observaciones:

1) Me mata Paulino diciendo “jugaba al frontón de la iglesia… hasta que la derribamos”. Dios, qué brutos, xD.

 2) Únicamente Raúl Fernández con esa percha que tiene el jodido puede lucir tan bien ese traje y esa corbata. Ay, omá.

Cuando Paulino se larga, Pocoyó sale de la habitación y se entera de toda la historia. Honor entre ladrones, ¿eh, Angelito? Me hace gracia que el pobre Jorge dice “yo no quiero”, así, como lastimero, xD. Pobrecito Jorge, con lo blandito que es y menudo enemigo se ha buscado a lo tonto, xD.

Tu quoque, Ángel, amore mi?

 Ay, la carita del pobre Jorge.

Paulino, por su parte, sigue con sus ansias de joder al falso Centollo y ve la ocasión perfecta con el exotario de Los marqueses. Tras informarse, va en busca de Pocoyó y le dice que vaya al bungalow de Bobby para arreglar el fregadero.

Mientras, Ángel se lleva a Sandra al bungalow de Bobby para enrollarse y, de paso, le cuenta lo que está ocurriendo con su padre, al que denomina como una mezcla del hombre de Atapuerca, Marianico El Corto y Bud Spencer, xDD. Sandra le da una leche del copón, aunque admite que algo de razón tiene. Se están poniendo monosos, cuando oyen a Paulino, Ángel se asusta y se esconden tras unas cajas. Así, ven como Paulino coge una de las serpientes, la pone en el fregadero y se esconde, todo eso mientras flipan de lo lindo, claro.

En esas, llegan Pocoyó y Eli con sus discusiones de pareja habituales, porque Pocoyó quiere ir más en serio, pero lo dice a su manera… Vamos, soltando la bomba y cuando Eli la repite, haciéndola ideóloga de la misma, xD. Eli quiere que se lo pida en condiciones y, la verdad, Pocoyó lo intenta, pero no le sale, así que se pone a arreglar el fregadero… y la serpiente le pica. Cuando se queja, sale Paulino como el malo de una opereta, así que Sandra y Ángel salen de su escondite para contarle la verdad.

Y, encima, va y llegan Los marqueses y Lola con sus clientes. Los primeros se largan, pero Lola se ofrece muy ufana a chuparle la picadura a Pocoyó, aunque éste prefiere que lo haga Sandra. Paulino se ofende, Ángel le dice que lo deje en paz porque El centollo es él, pero Eli le arrea un guantazo que lo deja grogui (y del que soy fan de póster) para que su sister salve a Jorge. Ay, el amor, luego lo negaran, pero estos están hasta las trancas, vamos. Además, también en ese momento llega La profa para ver su casa, xDD.

Yo es que me troncho con Paulino grogui, es superior a mis fuerzas, xDD.

Ya, para acabar, están con la tradicional fideguá, donde Candela le ofrece un trato a su madre: trabajarán ambas, Lola por la mañana y ella por la tarde. Pocoyó le pide a Eli que quiere ir en serio con ella, pero ésta se hace la dura, xDD. Dani llama a Ángel, por lo que se van a un aparte para que El centollo pase sus conocimientos de pichabrava… pero la chica viene con pareja. Ay, pobre Dani. Lo malo es que, al volver a la mesa, Ángel escucha como Rosa Ruano quiere fugarse con su amante. Y, para conseguir el dinero para la inseminación, Pepelu coge la churrería de Dino. Eso sí que es amor, por cierto, sobre todo conociendo a Pepelu.

Eso es todo por esta semana, el próximo promete con la llega de La profa y su hijo al camping, Pepelu vendiendo churros a escondidas y el lío de los padres de Sandra.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!