Con el culo al aire

Crónica del capítulo 1×06 “Dani se va de casa”


Una semana más os dejamos con el resumen, visto desde el punto de vista de Andrea, del último capítulo emitido de “Con el culo al aire”, titulado “Dani se va de casa”.

Aún a riesgo de repetirme, “Con el culo al aire” se supera a cada episodio. Os juro que con el episodio de hoy he acabado tirada en el sofá, riéndome yo sola y sin poder parar. Un espectáculo, vamos. Bueno, que el episodio me ha encantado, así que, sin más dilación, voy con la crónica, que va por tramas como siempre.

Empiezo con los Picachurreros, que hoy ha estado centrada en La porculera y su tortura continua a Dino… As always en realidad. La cosa es que Dino está durmiendo en el porche de su bungalow y Eli le pega un susto tremendo para informarle de que quiere ir a su despedida, aunque el susto de verdad se lo lleva cuandoPeluVilma le informa que la boda será en un mes para hacerla con Los yayos, que es más barato.

Dino: Coño, Eli, ¿para qué me despiertas’ Sólo había soñado hasta la quinta temporada de mi serie… Los churreros, qué tiemble Resines y sus Serranos.
Efectivamente, nunca me canso de chistes con Resines y sus sueños.

En un principio, parece que es el miedo al compromiso, pero entonces va a tomarse un pelotazo al bar y Chema le informa de que el combite será ahí y pagará el doble. Dino está alucinando, pero aquí Chema, mafias como él solo, le explica que le ha leído el correo y ha descubierto que Dino ya está casado; éste añade que, para no pagar, pasaron de divorciarse.

Dino intenta localizar a su esposa, cuando La porculera llega a casa y, tras ser tan nice como acostumbra, acaba cogiendo el móvil de Dino y enterándose de todo. Por supuesto, La porculera tarda cero coma en hacer el mal con la información: le pide 400 euros a Dino a cambio de su silencio. En un principio, Dino intenta arreglar las cosas por las buenas, pero justo entonces llega PeluVilma y, por eso, acaba reculando y dándole la pasta.

Oficialmente, la pasta es para comprarse una moto, pero La porculera le cuenta a Dani que va a usar el dinero para irse a Barcelona a vivir con una amiga. Por mí podría irse a Tanzania y no regresar jamás, que me pone de los nervios lo imbécila y pava que es.

A todo esto, Bobby Bravo va a pedirle un favor, pero La porculera lo único que hace es comerle la boca, por lo que el pobre Bobby se queda a pictures y lo hace a lot of more cuando Yuki, que lo ha visto todo, le dice que le guarda el secreto, pero que él tendrá que hacerle un favor. The poor Bobby sólo puede comentar que La porculera se va, por lo que Yuki decide celebrarlo, re-decorando su nueva habitación.

Bobby flipping ante el hecho de que una cría le haga chantaje.
Primero los marqueses, ahora Yuki, a este le hace chantaje medio camping, pobrecito. ¿Será por qué es rubio?

Dino la pilla, así que se entera de la nueva fuga del camping (primero Juana, ahora Dulce, uhh, María Valverdetiene muchas rivales, ¿eh?) y justo entonces PeluVilma va a buscarle porque tienen que hablar con Los yayossobre la boda. Están discutiendo la música (el hijo de Los yayosLuisito, va a hacer una fusión del Dúo dinámico y El venao… Vale, es oficial, Luisito trabaja en Glee, a mí no me la da), cuando Dino le explica aChema el percal. Éste, muy inteligente, le propone que hable con Dani, así que van los dos en Taylor Swiftmode on. Como antes Dulce le había escrito la dirección, la ven, así que Dino sale corriendo a por ella.

La encuentra en la estación de tren e intenta impedir que se marche, usando la razón: le dice que destrozará a su madre, que si se va la mata y que, aunque no es el padre que ella quiere, estará ahí para siempre porque él la considera su hija. Pero La porculera es una petarda y no ceja en su intento, así que se sube al tren. Entonces, Dino decide hacerlo a la fuerza, aunque eso le cueste la relación con Alicia, pero el tren se pone en marcha, así que acaban los dos rumbo a Zaragoza.

Dino: ¡Mierda! Al Resines le funcionaba con Eva en el primer episodio… Argg, has ganado por esta vez, Resines.
Resines: Jia, jia, jia, pedazo de pardillo.

Sigo con Dani, que hasta ahora ha estado casi de figurante y siempre un poco apartado del resto del camping y al que hoy han juntado con Los marqueses, cosa que ha molado. Todo ha comenzado cuando él y La porculerase estaban duchando y quejándose de sus respectivas vidas (qué novedad… Cansinos son a veces, macho). Daniestá un poco desesperado porque no se ha comido un rosco en la vida y ya tiene sueños eróticos hasta conJuana y, creo, que La porculera le consuela. Digo “creo” porque yo a esta muchacha no le entiendo la mayoría de las veces en las que habla (y en esta escena ha sido demasiado ya), así que me baso en que se abrazan.

Están en esas cuando llega Lola McBorracha y les corta el rollo, ejerciendo un poco de Risto Mejide, lo que sirve para que Dani, una vez más, se ponga dramático y acabe marchándose de casa. Por cierto, me meo conBobby Candela partiéndose el culo cuando Dani dice que casi se lía con La porculera. Aprovechan para dejarnos caer, una vez más, que no se sabe nada de la familia de Bobby Bravo y yo estoy convencida de que éste si no está forrado, es de familia asquerosamente rica.

Pero volvamos con Dani, que ha pasado de la ayuda de Bobby, y decide apalancarse en el jardín de Los marqueses. Éstos intentan que Chema se encargue de echarle, pero… Bueno, es que es Chema, así que pasa de ellos y les amenaza, muy Chema style.

Chema’s style. Oh yeah. BTW, la cara de Sonsoles me mata, me encanta.

Al final, a La marquesa le acaba dando pena, así que le invita a comer, para estupefacción de su marido, que se ha quedado sin pimientos rellenos y que cree que no se pueden permitir alimentar a “un bigardo de 16 años”. Por eso, va a visitar a Lola McBorracha para contarle lo sucedido y que haga algo. Sin embargo, además de una bombilla que le birla (hostias, qué rastrero el tío), lo único que saca Jose Luis son las cosas de Dani, ya queLola McBorracha no va a hacer nada.

Al día siguiente, Dani usa el baño de Los marqueses y flipa porque está limpio y esas cosas, así que Sonsolesvuelve a reblandecerse y le ofrece más comida. Cuando Dani se ofrece a ayudarle con la colada, ella le pide otra cosa: que vea la telenovela con ella. Por cierto, menuda trama que tiene La orgullosa, con coches misteriosos que asesinan y hermanos que se lían y matan a sus padres, todo ello sin saberlo. Acuerdan ver el próximo episodio juntos, pero a escondidas porque, al parecer, El marqués está obsesionado con que le gastan píxeles de la tele, xDD.

Después, Los marqueses ven a Dani con La porculera y Sonsoles se emociona porque cree que ha ligado. Todo ello, mientras plancha sábanas para él y le pide a su marido que haga algo porque, claro, no va a permitir queDani pase la noche bajo una mierda toldo. Por eso, Jose Luis va a hablar con Dani y descubre lo de su padre, por lo que propone ir a verle para crujirle y sacarle pasta que, por supuesto, se reparten entre los dos, claro que sí, todo muy humanitario, xD.

Total, que van los dos a la tienda de deportes en Taylor Swift mode on y se ponen exigentes con un tío cualquiera. El problema es que no es el dueño, no, el dueño es un cachas de esos que te pegan una hostia y te arrancan la cabeza, ¡qué brazacos! El marqués se intenta echar atrás, pero Dani está envalentonado… Y acaban sin pantalones.

Ellos se ponen chungos (me mata el detalle del maniquí vistiendo igual que Jose Luis, xD) y… 
… acaban así de sexys. Menudos calzoncillos más… Sugerentes… xD.

Al final, El marqués también se apiada de Dani y le pide que deje su tenderete para entrar en la casa. En esas, llega Candela que intenta que Dani vuelva con ella, pero éste prefiere estar con Los marqueses.

Para acabar suelo dejar a Los cuatro fantásticos (ya sabéis: Los gays + Las hermanas), pero hoy han tenido tramas más bien separadas, aunque han coincidido. Empiezo con Pocoyó al que le han cogido para un proceso de selección. Se lo está contando a Angelito (y diciéndole cosas tan bonitas como que lo suyo es para siempre, xD), cuando escuchan a Eli trabajar, lo que provoca que Pocoyó se queje de ella y de habérsela tirado con argumentos del tipo: tiene un tatuaje de una calavera con una serpiente.

Eli se ríe de él porque es una nenaza, lo que lleva a preguntarle a Ángel de qué se conocen. Éste explica que se criaron juntos, pero que Pocoyó se volvió un pijo… Y entonces escuchamos un golpe y a Pocoyó pedir ayuda a gritos. Sandra va a examinarle y Pocoyó, que no es mucho de llorar (ni de quejarse, claro), aguanta estoico, mientras intenta agarrarse a la mano de Angelito, claro que sí.

Me gusta el detalle de hacer manitas y me crezco yo sola.
Eso sí, si a estos los ve Miguel Ángel, pasa de pintar a Dios y a Adán, ¿eh?

Como Sandra le ordena reposo y Ángel no puede cogerse días libres para cuidarle, Eli le da un walkie para que la llame si le necesita. Como os podéis imaginar, Pocoyó es de fácil complacer y no molestar, nah, llama a Eli por cosas importantes como que le ponga un cojín o que le lea un libro, Moby Dick. Lo mejor del caso es que acaba todo enganchado, jaja. Es que yo muero con este hombre, en serio.

Eli: Oye… Tú sabes que no soy Stephen Fry y no te tengo que hacer de narrador, ¿verdad?
Si es que Jorge es como un niño pequeño, sólo hay que ver las caricas (tan monas) que pone :3

Al día siguiente, Pocoyó sigue sin quejarse ni nada, todo estoico él, bajo los cuidados de Eli que se lo intenta tirar sin éxito. Pocoyó la vuelve loca del todo: que si dame una manta, ahora abre la ventana, no ciérrala, ahora quiero un té, pero que sea moruno… Por eso, mientras Pocoyó teme quedarse paralítico (¿exagerado él? No sé por qué lo decís), le prepara el té moruno… Y Pocholo porque le echa toda la tableta de pastillas.

El problema viene cuando le llaman para que vaya a una entrevista y se bebe el súper té que le ha preparadoEli. A su favor hay que decir, que, aunque ya se ve saliendo del camping, piensa en llevarse a Ángel, a Sandra y a Eli… Aunque no sabe por qué ha dicho a esta última, xD. Ayy, Pocoyó, que va a tener que visitarte Gisellepara cantarte lo de Eso es amor 😛

Cuando Pocoyó llega a la entrevista pues… Está un poco perjudicado y hace cosas como sentarse encima de un desconocido. Por eso, acaba llamando a Ángel, que, como está con Eli, descubre lo de los calmantes, así que le dice que salga por patas. La cuestión es que Pocoyó lo intenta, pero acaba liándose y, en vez de irse, entra en el despacho para hacer la entrevista. Ay, la entrevista. En serio, no tengo palabras para decir lo que me he reído con Pocoyó haciendo la entrevista colocado. Dios, qué risa. Muerome toda.

Esta captura no honra la súper actuación que se pegó Raúl Arévalo, en serio, qué genialoso.

Cuando vuelve a casa, Pocoyó decide usar a Eli de esclava y no sólo para él. Mientras ella va en busca de un antifaz que él le ha pedido, Pocoyó le explica a Ángel que no iba a conseguir el trabajo de ninguna manera porque le echaron del anterior por robar. Eli le pregunta qué es un antifaz y Pocoyó le explica que es como lo que usa el zorro y que lo busque. Entonces, Ángel le comenta que no usan esas cosas y, lo que pasa, es quePocoyó únicamente quiere putearla.

Ángel le hace ver que quiere putearla, no por haberle drogado, sino porque le gusta el tenerla por ahí rondando. Así acaban que, aunque la odia y le pone enfermo, vuelven a las andadas 😛

Y, para acabar ya del todo, pues vamos con La parejita, es decir, con Sandra y Angelito, que han comenzado donde lo dejaron en el episodio anterior: su no cita. Cada uno sufre una especie de cambio de look por parte de sus respectivos (Pocoyó en el caso de él, Eli en el de ella), así que Angelito parece un pijo repelente/gay estiloso y Sandra iba guapísima, aunque un poco bastante provocativa.

Los modelitos de Ángel.
Jorge ha cumplido uno de los sueños de mi vida: tener a Raúl como Ken para poder vestirle y desvestirle, xD.

Al final, ambos han ido como pensaban a ir y comentado que sus respectivos le estaban dando más importancia que ellos mismos. En esas, Eli dice que ha metido condones en el bolso y, cuando Pocoyó dice que ha encargado mesa en un japonés, añade que “le van a comer todo el sushi”. Muero, yo muero, lo advierto. Están en esas cuando llegan los habitantes del camping con el ex de Sandra al que le zurran un poquito, aunque le salvan las nenas yendo tan monas a abrazarle. Qué monería de crías ^^

Más tarde, Sandra descubre que las niñas han llamado a su padre porque en el colegio se han reído de ellas por no tener padre, pero sí que lo tienen y quieren estar con él. Nenas, que os va a buscar Ángel, que está más bueno que vuestro papá, usad eso para trollear a las niñas pedorras… En el futuro voy a ser una gran madre, sep, xDD.

Por eso, Sandra organiza una reunión padre-hijas en el bar bajo la atenta supervisión de Juana Eli, que no puede mirarle de forma más chunga. Seriously. Lo malo es que, como el ex ha trabajado en la tele y conoce aCantizano, se gana a La yaya que, como buena yaya, está loquita por los huesos del Cantizano.

Ni Kevin Costner, oyes, estas sí que son Las guardaespaldas 😛

Por la noche, El ex acuesta a las niñas y le informa a Sandra de que está cambiando de vida: tiene un piso, un trabajo fijo… Pero Sandra cree que acabará marchándose a cualquier lugar, como hacía siempre. Así se lo comenta a Ángel, además de decirle que desconfía, por lo que éste propone el siguiente plan: Sandraentretiene a su ex y él le registra las cosas para ver qué oculta.

Cuando ella comenta que no tiene por qué ayudarle, Ángel le dice que se lo debe porque ella le ayuda conJorge. Justo entonces Pocoyó pide ayuda, así que los dos acaban huyendo, no sin informar a Eli de que Pocoyóestá “en zona comprometida, en posición comprometida”, xDD.

Ángel: Pues como te cuento, yo antes, además de cocinar para cuatrocientos alumnos, detuve a unos cuantos nazis, así que si quieres, puedo encargarme de tu ex…
Sandra: Ya, ya, y seguro que te caíste a un pozo y aguantaste vivito un par de semanas…

Por la tarde, Sandra vigila a su ex, que está con las nenas, mientras Angelito y Eli intentan reventarle el coche al Melenas… Sin éxito. Y eso que Eli hasta llama a una colega para que le diga las formas de abrir un coche. Siguen intentándolo, cuando aparecen Los yayos, que acaban enterándose del plan y deciden ayudar… Al igual que Chema que pasaba por ahí también. Cada uno quiere hacerlo de un modo distinto, así que cada uno va a por una puerta, por mucho que Ángel intente que todos unan fuerzas. El Melenas acaba sin coche fijo.

A todo esto, El Melenas sigue insistiendo en que se ha dado cuenta de que ha sido un padre horrible y sólo quiere recuperar el tiempo perdido, aunque Sandra sigue sin creérselo. Mientras hablan, él decide ir al coche a por la cámara de fotos, ya que no tiene fotos de las nenas, por lo que Sandra debe salir por patas para intentar avisar a los demás.

Mientras tanto, Ángel ya harto del lío que tienen los otros (por cierto, la imagen del coche con todos intentando reventarlo es brutal), decide cortar por lo sano, así que se carga el cristal y coge la mochila. Justo en ese momento, llega El Melenas que, claro, flipa pepinillos al ver lo que está sucediendo. Éste accede al registro, incluso a que le cotilleen el móvil, pero sólo encuentran unos billetes a París para Sandra y las niñas; era una sorpresa para que las tres se fueran a Disneyland París.

Soy fan de esta estampa.

Por la noche, Sandra le pide perdón por lo del coche y El melenas decide contarle la verdad: no se quiere llevar a las niñas, lo que pasa es que estaba con otra, aún cuando le insistió a Sandra para que tuvieran hijos. La cuestión es que El melenas se fue con su amante a China y estuvieron juntos cinco años hasta que ella murió en un accidente de coche y él fue el que conducía. Por eso, se ha dado cuenta de que tiene que aprovechar el tiempo y estar con las tres.

Al final, Ángel va a ver a Sandra, pero se la encuentra hablando tan amigablemente con su ex, así que decide regresar a su casa, pero ve a Pocoyó disfrutando con Eli, así que se me queda solito sentado en el suelo mirando las estrellas. Ainss, pobrecito, ven, que yo te adopto y te pongo un piso y lo que haga falta ^0^

jafpoufuapfuabbaha…
Coño, un día de estos, mientras haga una crónica de estas, me cargaré el teclado con babas. Just saying.

Eso ha sido todo por esta semana y, la verdad, el de la semana que viene promete un montón: Chemadescubriendo que su hermana está con PocoyóChema trolleando al Marqués y la aparición de Adam Jezierski. Oh yeah =D Estoy obsesionada con el tema, dejadme, xDD.

PD: Acabo de darme cuenta de que los guionistas de esta serie son fans de Los protegidos y, en concreto, de Sandra y Culebra porque La parejita de esta también se llaman Sandra y Ángel… Eh, y a Ángel le llaman Centollo en el camping. ¿Casualidad? I don’t think so, xD.


Etiquetas:,